Brando

This post is also available in: English

Revista Brando, abril de 2009En abril de 2009, publiqué en la revista argentina Brando, una crónica sobre Cary Stayner, prisionero de la death row en San Quintín, California.

Stayner está condenado a muerte por matar a cuatro mujeres en 1999. Una de ellas era la adolescente cordobesa Silvina Pelosso, cuya desaparición en su momento generó mucha atención en Argentina.

Me tocó cubrir el caso cuando era becario de Clarín, recién llegado del interior a la Capital, con mi acento litoraleño-guaraní, la arrogancia propia del próximo Truman Capote, mi determinación de no volver a Posadas cuando se terminaran los seis meses de la beca. Entre otras razones, me lo asignaron porque en Policiales era uno de los (pocos) que hablaba inglés. Para un simple becario con menos de dos años de experiencia como periodista, era un encargo ultra importante.

El día que escribí la nota de acá abajo, hubo que sacar una segunda edición para incorporar la noticia a la tapa. Fue muy importante para mí: probablemente tener estas notas para mostrar me ayudó a conseguir trabajo después de la beca, quedarme en Buenos Aires, después partir hacia Nueva York, etc.

Todo esto –no se puede ocultar– por un crimen horrible.

Cuando me fui a Nueva York tres años después, un día leía el Daily News y vi una noticia breve que decía que Stayner había sido condenado. Me volví a interesar en el caso: empecé a investigarlo para una clase de periodismo narrativo con James B. Stewart y conseguí materiales exclusivos que había usado su defensa, nunca publicados. Entregué la crónica en inglés, en la que trabajé todo el semestre, y, aunque no me olvidé de ella, quedó guardada sin publicarse nunca.

Clarín, 19 de marzo de 1999En 2009, me puse en contacto con el editor de Brando porque se cumplían diez años del crimen y pensé que era algo que le podía interesar. Así fue que por fin se publicó esta nueva versión, actualizada y en español, basada en la biografía y el perfil psicológico del asesino.

Es una lectura fuerte y no fue nada fácil escribirla. Principalmente, porque entrevisté a la madre de Silvina Pelosso y esto me puso en una contradicción muy tensa entre publicar todo el material que tenía, cruento en extremo, o –como me lo pidió ella, pero contra el criterio periodístico usual– no publicar nada sobre el crimen.

Al final, incluí detalles de lo que pasó pero dejé muchos otros afuera. (El primer borrador que entregué era aún más escueto, escrito casi con los ojos cerrados y la nariz fruncida, pero el editor –sabiamente– no me lo dejó pasar). Sé que la nota final no le habrá gustado a la madre de Silvina, porque hablamos y nos escribimos bastante sobre el tema. Pero en todo momento le fui honesto respecto de lo que pensaba hacer y, como debe ser, al escribir intenté hacer un trabajo respetuoso y no sensacionalista –que era su principal temor, por supuesto–.

El reportaje está aquí abajo, pero también pueden descargar un archivo pdf al hacer click aquí.

La mente de un asesino

En 2009, Silvina Pelosso, una adolescente cordobesa, apareció estrangulada en un bosque de California. Cary Stayner, condenado a muerte por el crimen, vivió casi cuatro décadas sin signos de su patología, hasta que una noche se hundió en un raid de violaciones y asesinatos. Retrato psicológico y biografía de un hombre que creció entre abusos infantiles y horrores domésticos. [ + ]

contacto